Rafael Manzano sobre el Patio de las Doncellas en el Real Alcázar de Sevilla

Enviado por Yarismarquiaro el Mar, 12/05/2015 - 18:17

El Real Alcázar de Sevilla

El Alcázar de Sevilla, constituye uno de los principales conjuntos de edificaciones y palacios históricos amurallados, declarado Bien de Interés Cultural como Monumento en Gaceta de 19311, que es cuando pasa ser propiedad del Ayuntamiento de Sevillla, y posteriormente declarado Patrimonio de la Humanidad en 1987, conjuntamente con la Catedral de Sevilla y el Archivo de Indias.

Planimetría del Alcázar de Sevilla-ANTONIO ALMAGRO GORBEA

La galería alta. Patio de las Doncellas

Desde el inicio de la construcción del Alcázar de Sevilla a comienzos del siglo X hasta la actualidad ha dado lugar a numerosas reformas, adecuaciones, ampliaciones en su larga vida. Para acotar este amplio período histórico a los objetivos del presente trabajo, se desarrollará un análisis en la intervención del Patio de las Doncellas en la Galería alta, que históricamente corresponde a la década de los setenta, siendo Director y conservador de los Reales Alcázares D. Rafael Manzano Martos.

Imagen de un souvenir (visita estereoscópica) del Alcázar ya intervenido bajo el encargo de Isabel II de España
Imagen de un souvenir (visita estereoscópica) del Alcázar ya intervenido bajo el encargo de Isabel II de España

La galería alta del patio de las Doncellas antes de la intervención de Rafael Manzano lucía un aspecto de clara influencia neoclasicista de carácter Isabelino para ser transformada mediante una intervención que consistiría en la restitución de un antiguo tejaroz en la galería baja, la incorporación de un alero en las galerías altas, y la inclusión de una columna de mármol en los arcos centrales inspirados en una necesidad estética, de la que David Roberts ya lo había anunciado, todo en análisis va en función de esta intervención.

Cornisa Patio de las Doncellas, sección y alzados de Rafael Manzano Martos (Tomo I de “Alcázar de Sevilla bajo los Austria”)
Cornisa Patio de las Doncellas, sección y alzados de Rafael Manzano Martos (Tomo I de “Alcázar de Sevilla bajo los Austria”)

En el libro “Los conservadores municipales del Real Alcázar” el propio Manzano hace referencia a sus criterios de actuación “…Mi labor estaba un poco mediatizada por los criterios y conceptos de mi época, que pueden ser más o menos discutibles como los de todas las épocas, pues propendían no sólo el salvamento científico de los elementos arqueológicos valiosos del monumento y a su restauración, sino también a organizar el Alcázar como una integridad de mil cosas dispersas, y en el que se han ido superponiendo escrituras muy diversas, diversos siglos, culturas y épocas, y luego, lo que interesa, es la presencia de todas ellas, que sea lo más explicable posible, en cierto modo pedagógica la restauración, y en tercer lugar considerar que el Alcázar no era un monumento arqueológico como la Alhambra de Granada o la Aljafería de Zaragoza, de los que quedan fragmentos arqueológicos , el Alcázar es un monumento vivo, integral y en uso permanente y felizmente dedicado a la misión para la que fue concebido, palacio de la realeza española…”

Arquitecto Rafael Manzano Martos

A principios de 1970 un joven Manzano de 33 años de edad asume como “una herencia espiritual” de su antecesor J. Romero Murube el Alcázar, siendo alumno del eminente Torres Balbás y colaborador en el estudio de Chueca Goitia.

La intervención del arquitecto Manzano en las galerías altas del Patio de las Doncellas tenía la clara intención de eliminar los restos decimonónicos del siglo XIX y restituir la fisionomía de las originales en el siglo XVI en época de Carlos V.

Detalle de arquivolta con tondos, distintas figuras los frisos y molduras platerescas reproducidas de restos arqueológicos en paramentos interiores del corredor. Fotografía propia
Detalle de arquivolta con tondos, distintas figuras los frisos y molduras platerescas reproducidas de restos arqueológicos en paramentos interiores del corredor. Fotografía propia

Según artículo en Los Apuntes del Alcázar de A. Marín Fidalgo, las obras de remodelación en época de Carlos V comenzaron hacia 1540 para concluir en 1572 en el reinado de Felipe II. Los corredores altos tenían estilo italiano a cargo del Arquitecto Real Luis de la Vega y ejecutada las obras in situ por el Maestro Mayor Juan Fernández.

… conformaban cuatro pandas de arcos de medio punto apeados sobre columnillas jónicas de mármol blanco y antepecho de balaustres torneados del mismo material… Tanto las fachadas interiores como la exteriores se cubrían con frisos de yeserías platerescas y las enjutas de los arcos ostentaban las efigies de un caballero y una Dama, que representaban al Emperador y a la Emperatriz enmarcados en Coronas de Laurel y acompañados de “Putti”, elementos vegetales, grutescos y emblemas de la heráldica imperial” (A. Marín Fidalgo)

1836-Grabado de de David Robert
1836-Grabado de de David Robert

La intervención de revitalización de época del emperador comenzó introduciendo un tejaroz en la planta baja en todo el perímetro del patio; continuó con la transformación del arco rebajado situado a eje de cada corredor por dos arcos de medio punto unificando así toda la arquería2; incorporó yeserías platerescas en el revestimiento exterior tomando como modelo restos arqueológicos de los paramentos interiores de las galerías; rematando la fachada con alero conformado por carpintería de lo blanco introduciendo elementos modernos como el rasillón y perfiles metálicos para cubrir con teja cerámica árabe.

El Alcázar desde 1970 hasta 1984 transigió a una nueva era a manos de Rafael Manzano, en donde el Ayuntamiento de Sevilla invirtió más de cien millones de pesetas ejecutadas en los Jardines del Crucero, Salón de Tapices, Pabellón de China, diversas ejecuciones en los jardines y la Sala de la justicia, el Palacio Mudéjar del Rey don Pedro, “concretamente el del Patio de las Doncellas y Cuarto Real con la restauración de sus cubiertas y fachadas a los jardines, salones y pavimentos, etc. (94.250.000 ptas)” 3

 

1- Según ficha Patrimonio Inmueble de Andalucía de I.A.P.H.

2- Esta decisión se tomó apoyando el criterio de restauración en tres puntos:

  • pedestales colocados en el centro de la balaustrada bajo cada arco rebajado, a pesar de la no simetría explicada más abajo, sin embargo pudo perderse en las posteriores intervenciones incluso la del terremoto de Lisboa.
  • El grabado de David Roberts de la primera mitad del siglo XIX
  • las características y principios de la arquitectura neoclásica.

3- Periódico ABC SEVILLA (Sevilla) – 05/06/1987 pp. 39 “El alcalde de Sevilla “inauguró ayer oficialmente” los Reales Alcázares”

Localización